Un suave Levante congrega a miles de fieles seguidores del kitesurf strapless en Tarifa

     La jornada de hoy ha estado protagonizada por un público absolutamente de nota. Desde primera hora de la mañana y hasta casi las 20:00 horas los amantes de esta modalidad han esperado a que el viento de Levante hiciese acto de presencia en la playa para disfrutar de la esperada gran final que no ha podido disputarse.

    Airton Cozzolino y Matchu Lopes se quedan a las puertas de la final que se disputará mañana con fuerte viento de Levante.

    Durante un pequeño periodo de tiempo el viento ha alcanzado la fuerza suficiente para que los jueces hayan decidido lanzar la mini final, tercer y cuarto puesto, que han disputado el local Jan Marcos Riveras y el portugués Paulino Perereira.

    Estas dos grandes figuras del strapless se conocen muy bien, ya que han coincidido en numerosas ocasiones en esta misma situación. Aunque las condiciones del día han sido un auténtico reto para ellos, no les han impedido llevar a cabo más de 15 trucos, respectivamente, en los 10 minutos que ha durado la manga.

    La emoción está servida. Mañana se disputará la tan esperada final, que hoy ha arrancado, pero ha sido cancelada por falta de viento. Los jueces harán público el resultado del tercer y cuarto puesto disputado hoy en la entrega de premios.

    La gente no ha dejado de animar y disfrutar del ambiente que gira en torno a este campeonato en el que se dan cita las principales figuras internacionales de este deporte. Uno de los momentos más especiales de la jornada ha sido cuando el caboverdiano Luis Brito ha entrado al agua impulsado por dos cometas; siendo el único rider del mundo que navega de esta forma, consigue el doble de potencia que cualquier rider, evidentemente, solo lo practica fuera de competición.

    Mañana, reunión de patrones a las 11:30 horas y posible inicio de la final a las 12:00. La entrega de premios con las autoridades está prevista a las 17:30 horas en la playa.


Foto portada: Ydwer van der Heide

Resto fotos: Javier Hortensio